Un implante dental es muy parecido a nuestros propios dientes. Un diente se compone de la raíz, que es la parte que lo sujeta a la mandíbula, y la corona, que se corresponde con la superficie visible. En el caso del implante, una raíz de titanio sustituye a la raíz perdida. Cuando la fase de integración de éste ha finalizado, colocamos la nueva corona. Si has perdido uno, varios o todos los dientes, la mejor forma para reponerlos de manera fija son los implantes dentales.

El equipo de implantología de Clínica LEMON DENTAL estudiará su caso aconsejándole el enfoque más adecuado para usted.

Hoy en día es posible colocar implantes inmediatos en un gran número de casos; es decir, inmediatamente tras la extracción del diente o de los dientes, permitiendo acortar considerablemente el tiempo de tratamiento y reducir el número de cirugías, aumentando el bienestar del paciente.

Cada vez son menos los casos donde la rehabilitación con implantes no sea posible. Existen hoy técnicas de regeneración de hueso tales como la regeneración ósea guiada para que aquellos pacientes con poco hueso puedan beneficiarse de una dentición fija rehabilitada sobre implantes.